¿Renunciar a mi café con inulina si estoy de viaje..?

Me encanta el café con inulina. Tanto, que irme de viaje sin ella me supone un estrés total. Cargar el bote de medio kilo naturalmente no es una opción. Pero llevar por todas partes una bolsita sospechosa llena de polvo blanco… ¡Tampoco! Así que estoy feliz porque, después de mucho buscar, he encontrado el formato ideal de inulina para llevar.

La inulina fue de los mejores descubrimientos del 2018. Fue el suplemento más fácil de introducir en mi día a día y con más resultados que había probado.

Si has pasado de los 30, seguramente también habrás notado que te ha ido cambiando el metabolismo. Y no te recuperas igual de las resacas. Y de los atracones de dulces… ¡menos! Yo lo noto en la báscula enseguida.

Así que una ayudita extra de fibra viene fenomenal. Porque con el estilo de vida que llevamos es casi imposible llegar a la cantidad diaria recomendada de 30gr. Y por eso, no hay una sola persona a la que no se lo haya recomendado. 

Me encanta tomarme mi café con inulina de la mañana (XXL con leche + colágeno – sin azúcar) y también el de después de comer (tamaño espresso + una gota de leche + canela, cacao… ¡delicioso!).

Cuando salgo a comer, no tengo mayor problema: meto en el bolso una bolsita con mi ración de inulina y listo. Pero cuando me voy de viaje, ni me planteo llevar semejante bote, y la mayoría de las veces se me olvida llevar la dichosa bolsita encima. Entre mis trastos y los de mis hijos llevo un bolso de 10 kilos. ¿Y renunciar a tomarla todos esos días? Ni loca. Es lo mejor que le ha pasado a mi cuerpo tanto por fuera como por dentro. Así que encontrar una solución perfecta era sólo cuestión de investigar.

Este verano he encontrado estos sobrecitos de inulina para llevar. Comodísimos saquitos plateados que sólo hay que meter en el bolso. SimplyGo es la inulina que compro desde hace muchos meses porque es de las mejores. Fabricada en la Unión Europea, a partir de ingredientes naturales de altísima calidad. Y tiene un precio súper razonable.

 

 

Hay dos formatos. Los dos tienen como ingrediente principal la inulina, pero no son exactamente iguales:

 

SimplyGo Slim+ inulina con glucomanano que ayuda a adelgazar.

Con sabor a chocolate y vainilla, estos polvitos se disuelven en agua. AVISO: No son un delicioso helado de chocolate belga. Pero tampoco están malos, porque el sabor es suave. Yo los echo en medio vasito de agua y me lo bebo sin problemas. Eso sí, ¡bébetelo rápido porque espesa enseguida!

Tanto la inulina como el glucomanano son fibra pura y te sacian durante horas. En contacto con el agua, se hinchan. De esta manera se crea una pasta que se infla y pasa por el sistema digestivo arrastrando parte de lo que has comido. Además, sirve de alimento para las bacterias intestinales.

Por eso son los que yo uso. Porque cuando estás en la playa, a ver a quién le apetece irse a entrenar. Por no hablar de que me niego a resistirme a ninguna de las tentaciones: cenas, desayunos y mojitos… Así que he confiado en los Slim+ para tener menos hambre y mantener la regularidad de siempre y, ¡me encanta el resultado! 

 

 

SimplyGo ProBio inulina con calcio, bacterias y enzimas.

Además de inulina, tiene 500 millones de bacterias y enzimas beneficiosas para la digestión y el tracto intestinal, y el 25% de calcio recomendado al día. Y el calcio no sólo es bueno para los huesos, también para digerir los alimentos si interactúa con las enzimas.

También se disuelve en agua.

Tanto SimplyGo Slim+ como ProBio son totalmente veganos.

 

Te los recomiendo con los ojos cerrados. Aunque haya estado varios días sin mi comida habitual, ¡vientre súper plano! Es un alivio por fin disfrutar del chiringuito sin límites, que para eso son las vacaciones.

🙂 ¡Feliz es poco!

NO TE PIERDAS NI UNA ENTRADA, SUSCRÍBETE

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *