El Dr. G. Rabadán contesta a mis dudas sobre medicina estética

-Paloma, no te hagas eso. No te hace falta-. Con esa franqueza me ha tratado el Dr. G. Rabadán desde hace años. Y eso, unido a los resultados tan bonitos y naturales que consigue, hace que me parezca súper top. Por eso, me parecía interesantísimo poder hacerle una entrevista. Porque la medicina estética realizada con habilidad y gusto es la mejor herramienta antiedad que existe.

Estoy convencida de que la desinformación en medicina estética es producto de las famosas que se han pasado tres pueblos y el secretismo con el que llevamos los tratamientos que nos hacemos. Así, es normal que haya gente que no se atreva con términos como rellenos faciales, botox o hilos tensores. El Dr. G. Rabadán ha contestado a mis dudas sobre medicina estética, dejando claro que lo más importante es una cosa: Prevenir.

(Antes de nada, si quieres saber mi propia experiencia con botox, la tienes aquí).

El Dr. Ángel María Galvez Rabadán (@dr.g.rabadan) parece un modelo al que le ponen la bata para un anuncio. 😂 Pero no. La realidad es que es médico especialista en Medicina Estética y antiaging; Máster en cirugía capilar y tricología; Experto en tratamientos de foto rejuvenecimiento y terapias láser; Especialista en Medicina física y rehabilitación y Licenciado en Medicina por la universidad Complutense de Madrid. Ahí es nada.

Así que, como una no siempre tiene la oportunidad de preguntar a un experto todo lo que se le pasa por la cabeza, con tranquilidad y confianza, no me he quedado con ninguna duda.

 

 

Mis dudas sobre medicina estética

 

1. ¿Cómo entraste en el mundo de la medicina estética?

Pues la verdad, por una serie de diferentes estímulos, que al final me empujaron a desarrollar esta rama tan particular y artística de la medicina. Me remonto hace más de una década, cuando estaba en el hospital de médico residente, estudiando y tratando al paciente afectado por parálisis cerebral e ictus, que entre otras cosas, padecían de alteraciones faciales y sus consecuentes asimetrías corporales, las cuales corregíamos con múltiples terapias, pero fundamentalmente con toxina botulínica (el conocido botox), como piedra angular, que en medicina se usa y sirve para muchas más cosas de lo que la gente se imagina. Realizando estas “correcciones” obtenía un feedback muy positivo de mis pacientes. Sobre todo cuando consigues desprender esperanza, confianza y una sonrisa, al reparar la autoestima de personas que se encuentran angustiadas por su aspecto, algo te empuja a seguir formándote en este campo.

Así fue, que desde ese momento, se despertó la pasión por intentar “embellecer” desde un punto de vista médico, el aspecto estético de mis pacientes. Arranqué con mucha inquietud, y comencé a involucrarme y profundizar en el estudio y práctica de distintos abordajes de la medicina estética… La toxina botulínica, el ácido hialurónico y los diferentes rellenos faciales-corporales, las terapias corporales para remodelación, el manejo de los distintos tipos de láser y su aplicación médico estética, la medicina vascular y la eliminación de varices, las terapias antiaging, el trasplante capilar… El desarrollo de una materia me iba llevando a otra, y a otra… Y así poco a poco, fui aglomerando diferentes habilidades que hoy me respaldan para poder afrontar al paciente de medicina estética desde un punto de vista pluridisciplinar.

 

2. ¿Qué es el botox y cómo funciona?

Botox es una marca, pero como fue la primera, ha dejado huella, y hoy en día seguimos llamando botox, a lo que muchas veces, no lo es. Más bien la toxina botulínica tipo A, que es la que usamos en medicina estética, se trata de un compuesto que presenta una neurotoxina englobada por una parte proteica, que da determinadas propiedades al compuesto. Hasta aquí, tranquilidad, porque “neurotoxina”, puede sonar muy mal y eso generalmente asusta a la gente, pero he de decir, que es de los productos más seguros que se pueden utilizar en medicina, obviamente, siempre en manos expertas.

En sí, con este tratamiento lo que vamos a conseguir es una relajación muscular que destense el aspecto arrugado del rostro. Nada de rellenar o dar volumen como alguna paciente despistada puede creer, o que haya sido mal informada, puesto que la toxina, no inflama, ni da volumen, ni hidrata, ni nada similar… es puramente un relajante muscular muy competente, que aplicado con un esquema adecuado, sobre el rostro, disminuye las arrugas de expresión con una eficacia considerable, sobre todo, en las zonas donde más se utiliza (generalmente patas de gallo, entrecejo y frente).

 

3. ¿Recomendaciones antes del botox? ¿Y después?

Antes de realizar cualquier tratamiento sobre el rostro es aconsejable evitar las irritaciones y exposiciones, tanto al sol como a productos que puedan interferir o provocar sensibilización, véase maquillajes, algunos cosméticos, exposición solar intensa, saunas, baños calientes, etc. Pero el tratamiento en sí, al consistir en unas infiltraciones muy sutiles sobre el tercio superior de la cara, no requiere de una preparación muy especial, y es una terapia que puede aplicarse en cualquier época del año y sobre cualquier paciente prácticamente, con escasas salvedades.

Yo, suelo recomendar a mis pacientes que posteriormente al tratamiento, no hagan ejercicio físico intenso ese día, y eviten sudar profusamente, así como no presionar las zonas de aplicación. Pero al día siguiente, vida completamente normal, puesto que la toxina ya está absorbida por la musculatura facial.

 

 

4. ¿Cómo consigues un resultado natural?

El resultado natural, bajo mi criterio, es aquel que no te hace parecer más mayor. Me explico, hay muchos tratamientos en medicina estética que, de apreciarse demasiado, no te rejuvenecen, sino todo lo contrario, te hacen más mayor.

Yo siempre abogo por tratamientos suaves, con esquemas para eliminar las arrugas más pronunciadas, sin limitar la expresión facial salvo en algunos casos seleccionados. Con ello, el resultado es de frescura, pero sin alterar la ejecución de los movimientos que definen nuestra comunicación corporal y facial.

Esto evidentemente se consigue con formación adecuada, y requiere de una preparación y un bagaje que sólo te da la experiencia. Cuando has tratado miles de rostros y diferentes patrones de expresión, es cuando obtienes la capacidad de anticiparte a los resultados. Como todo en medicina y en la vida, la habilidad, la formación y la experiencia son claves.

 

5. ¿Cuál es el mayor mito del botox que te gustaría desmontar?

En realidad, hay muchos mitos en medicina estética que me daría buen gusto desmontar, pero ya que preguntas por la toxina… Te diría que sobre todo, el falso concepto de inseguridad que tiene, junto con la mala fama, que poco a poco va desintegrándose gracias a la “información”, y a las personas que la hacen llegar a la población general, como haces con tu blog, y que se te agradece. Es afable que podáis transmitir cuestiones con rigor y respaldo académico, al público que quiere realmente informarse sobre determinadas cuestiones, y que muchas veces, los profesionales, por falta de medios o por no saber usarlos bien, no llegamos a trasmitir el mensaje.

Así que como te decía, sin duda, para mí la toxina, es un tratamiento que antaño se encontraba denostado y mal visto por un grueso de la población, cuando en realidad siempre ha sido el “gold standard” para muchos tratamientos, y con una seguridad terapéutica que pocos fármacos poseen, máxime porque sus efectos sean cuales sean, no son perdurables.

 

6. ¿Hay algún truco para evitar que el botox o los rellenos de ácido hialurónico metabolicen tan rápido, y nos pueda durar un poco más?

Es cierto que dentro de unos estrechos márgenes, podemos prolongar la duración de algunos tratamientos medico estéticos. Pero en cuestión, sobre la toxina (Botox) hay mucha mística, y he llegado a escuchar afirmaciones realmente “mágicas” para ayudar a estirar su efecto, cuando lo cierto es que ninguna técnica secreta o sustancia, haría que el botox aumentara su duración.

Esta duración, lejos de lo que muchos creen, depende esencialmente de él o la paciente. Me explico: el efecto químico de la toxina botulínica, es bloquear la liberación de Acetil colina en la unión neuromuscular, precisamente bloqueando unas vesículas, que no se liberarán, y dejarán de cumplir su acción, y con ello, provocarán la relajación final del músculo. Pues bien, esas vesículas bloqueadas, se reponen automáticamente por nuestro organismo, y ese periodo de tiempo habitualmente es muy similar en todos los humanos (de 2 a 5meses). Por lo que aquellas/os afortunadas/os que tarden más en reciclar este sistema vesicular, presentaran una duración del efecto mayor, pero teniendo claro que la media no supera los 4 meses. Con ello me refiero al efecto químico.

La apariencia estética de volver a arrugar con la misma intensidad sí que puede retrasarse algo más. Y sobre todo, la lozanía y jugosidad de piel influye mucho en que las arrugas puedan quebrar o no su estructura, y con ello aparentar más añejos.

En cuanto al ácido hialurónico y otras sustancias de relleno, sí que tenemos la posibilidad de elongar su duración, puesto que nuestro cuerpo interpreta estas sustancias como pequeños oasis. No olvidemos, que generalmente, estos productos hidratan bajo la captación de agua, y generan colágeno, elastina, etc. utilizando nuestros propios nutrientes y cofactores. Por lo tanto, si permanecemos bien hidratados, y bien nutridos, es muy posible que dilatemos la duración de estas sustancias en nuestro cuerpo, disminuyendo su velocidad de degradación y metabolización.

 

7. Algunas lectoras tienen dudas acerca de cómo buscar un buen médico estético en su ciudad. ¿Cómo saber si has encontrado uno bueno? ¿Qué preguntas deberían de hacerle?

Yo creo que a la hora de elegir médico, hay que valorar por encima de todo, la profesionalidad, y como complemento de gran repercusión, la compatibilidad personal. Es básico que nuestro médico hable “nuestro idioma”, es decir, que sintonice bien con nuestra forma de interpretar la belleza y que sepa entendernos, para que luego traslade con su buen hacer y habilidades técnicas, lo que nosotros esperamos como resultado de un tratamiento estético sea cual sea.

El manejar bien las expectativas por parte del paciente y el médico es primordial, ambos deben comprenderse.Es difícil dar consejos, pero si algo puedo advertir, es la necesidad de no aventurar con cuestiones que influyen en nuestra salud. Buscar la “confianza” es clave, y saber si has encontrado alguien que se acopla perfectamente a ti, conlleva una subjetividad de “feeling” difícil de valorar.

No obstante, primar la capacidad terapéutica y la solvencia médica por encima de cualquier cosa, nos ahorrará sin duda sorpresas. Generalmente, en medicina el boca a boca es bastante efectivo, aunque ahora las redes sociales te permiten ver los resultados y el trabajo de los médicos antes de acudir a sus consultas, y eso ayuda bastante al paciente. Yo suelo recibir preguntas en mis redes (Instagram, Facebook,…), a veces auténticos cuestionarios, y es algo que me parece fantástico, porque así los pacientes tienen esa avenencia y acercamiento que necesitan.

No creo que haya preguntas críticas para discernir si un médico es válido o no, pero es bueno preguntar todo aquello que te haga dudar, y si esa persona, satisface tus respuestas, entonces has acertado.

 

 

8. Dr. G. Rabadán, ¿qué está de moda en medicina estética entre las modelos y famosas?

En medicina estética hay muchas modas, que yo creo podrían clasificarse por estratos según la edad.

Personalmente, hablo de lo que se refleja en mi práctica diaria, diría que las pacientes más jóvenes, suelen tratarse los labios, buscando un plus de volumen en la mayoría de los casos. En cambio, el público más maduro piensa más en la eliminación de las arrugas de expresión y la pérdida de volumen, por ello, trabajo más sobre ellos los surcos nasogenianos y realizo mayormente el procedimiento habitual con toxina botulínica.

No obstante, entre el público dedicado a la imagen, como señalabas en tu pregunta “modelos y famosas” últimamente hay un auténtico “boom” con la prevención, concretamente la hidratación preventiva con ácido hialurónico, y el botox preventivo, para evitar precisamente la aparición de las líneas de expresión prematuras.

Mucha gente ha tomado cartas en el asunto, y se han dado cuenta de que con tratamientos sutiles medico estéticos puedes retrasar el envejecimiento y refrescar mucho el aspecto.

 

9. Me parecería imposible ser médico estético y no ir pensando en lo que le haría a cada persona. ¿Te pasa?

Efectivamente. A veces tengo que hacer grandes esfuerzos para quitarme de encima el “médico” que llevo dentro, porque es tal la concentración y la pasión que le pones a tu trabajo día a día, que el “piloto automático” no se desconecta fácilmente y voy analizando continuamente las posibilidades.

Es cierto que, a veces, termino el día realmente saturado, porque no he parado de visualizar, estudiar y comentar conmigo mismo las alternativas terapéuticas… Puede ser agotador. Pero en el fondo, es algo que me atrae, el conjeturar qué se podría llevar a cabo y qué no. Aunque obviamente no voy observando a todo el mundo con lupa, es inevitable el darse cuenta de los signos deletéreos que puedes solucionar. Sin duda es una auténtica “deformación profesional”.

 

10. ¿Cuál es tu tratamiento favorito?

Pues no tengo una exacta predilección por algo. Más bien, mi tratamiento favorito, es aquel que sé que va a ser muy efectivo en mis pacientes, y voy a lograr esa mejora estética esperada por ambos.

Posiblemente los rellenos faciales con ácido hialurónico (labios, pomulos, lifting sin cirugía…) y los procedimientos con toxina botulínica, por ser los mas demandados, y por tanto, los más practicados, acaban por convertirse en relativamente “preferidos”.

Pero, cuando alguien acude a mí, por ejemplo con varices, y tras el tratamiento de eliminación, ya sea, con láser o con escleroterapia, nos maravillamos mi paciente y yo del resultado, observando las fotos de sus piernas antes y después, esa sensación no tiene precio. Es la misma sensación que tengo al tratar la sonrisa gingival (sonreir mostrando las encías) de una paciente de 20 años que siempre ha sonreído tímidamente. Que tras el tratamiento lo haga con naturalidad y con seguridad, pues es un auténtico deleite.

Lo gratificante de ver al paciente estar conforme y satisfecho, fomenta que tratamientos que puedan parecer poco entretenidos, resulten muy atractivos para mí. Es más, la realización de implantes capilares por ponerte un ejemplo, es algo que no me atraía, o la eliminación de manchas o de tatuajes con láser, etc. Pero cuando empiezas a hacerlos y observas los resultados, las mejoras año tras año, vas apreciando altamente lo que llevas a cabo.

****

Millones de gracias por esta charla y por darnos toda esta valiosa información a mí y a mis lectoras.

Podéis seguir al Dr. Ángel María Galvez Rabadán en Instagram (@dr.g.rabadan).

 

NO TE PIERDAS NI UNA ENTRADA, SUSCRÍBETE

2 Comentarios

  1. Sandra

    Que entrevista tan interesante y que lujo poder leer a un profesional! Me ha encantado Paloma este post, súper entretenido, aclaratorio e informativo!

    Responder
    • SrtaPalo

      Gracias Sandra! Me alegro que te haya gustado 😘😘 un besito!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *