Cómo quitar piojos y liendres: el arma definitiva

Cómo quitar piojos y liendres: el arma definitiva

Cómo quitar piojos y liendres: el arma definitiva

Ok. Aparquemos el glamour por un momento. El post de hoy es de lo más costumbrista. Y es que una de las mayores pesadillas para una madre es cómo quitar piojos y liendres. Hay niños que nunca los tienen y otros cuyas cabecitas les atraen como moscas.

Si tienes la mala suerte de que tu hijo sea de estos últimos… ¡Toda mi fuerza y un par de consejos!

Así es la maternidad. Te pasas una tarde leyendo cuentos a tu hijo, tiernamente abrazados bajo la mantita del sofá, y a la mañana siguiente recibes un email del colegio en el que te dicen que hay pediculosis en la clase. Vamos, que te toca quitar piojos a tu niño…

…P-I-O-J-O-S…

De pronto, empiezas a visualizar el sofá, la manta y toda la ropa llena de bichos. Y lo que es peor, te empieza a picar la cabeza compulsivamente… ¡HORRROOORRRR!

Hay que pasar a la acción.

 

SOBRE PIOJOS Y LIENDRES 

Un par de cosas importantes:

  • Sabemos que las cabezas que más les gustan son las limpias (¿Qué hacemos? ¿Llevar a los niños con el pelo sucio..?)
  • No vuelan ni saltan. Sólo se transmiten por contacto: de cabezas, abrigos, tejidos…
  • Un piojo vive 30 días. Pone cada día hasta 10 huevos o liendres. Las liendres van creciendo y en 10 días nacen. Así que pillarlos a tiempo es crucial. Cada día de retraso son 10 potenciales piojos que encontrar y fulminar. Lo pillas, ¿no? Hay que revisar un día a la semana las cabecitas para no tener una plaga mortal.

  • No pienses que con el tratamiento ya has terminado. Aunque se hayan muerto, sus huevos irán creciendo. Los siguientes días hay que revisar a fondo también para quitarlos.
  • Sus cabezas favoritas son las de los niños, pero también puedes cogerlos tú. Cuando tienen, yo extremo precauciones: el pelo recogido y me pongo el tratamiento, por si acaso. ¿Y los besos a mis hijos? Sólo acercando los labios… ¿Parezco una loca? Puede. Pero bichos en mi pelo no, ¡gracias!

 

 

Cómo quitar piojos y liendres

Con las herramientas adecuadas, puedes reducir mucho el tiempo de exterminio. Para quitar piojos y liendres te recomiendo:

 

1. Una liendrera BUENA

Las que vienen de regalo en los kits no sirven para nada. Compra estametálica y con estrías.

2. Un tratamiento anti piojos

Paranix me gusta porque no tiene insecticidas, sólo siliconas que hacen ahogarse a los piojos. Muy fácil de aplicar, tanto en champú o en spray…

Durante los siguientes 10 días habrá que mirar todos los días con la liendrera, para ir quitando los huevos.

3. Un spray para la casa

No todos los tejidos de casa son fáciles de lavar. Usando un spray tipo Filvit Home te aseguras de que no queda ninguno vivo en las sillas del coche, sofás…

 

4. La herramienta anti piojos definitiva:

Pero si hay algo que te va a ayudar a quitar piojos y liendres… La herramienta definitiva para que no se escape ni uno…

…Son unas gafas con lupa y LED.

LAS NECESITAS. 

No sé cómo explicarte la mejora increíble a la hora de limpiar cabezas. Yo pasé de 1 hora y media (sí, tal cual, mis hijos tienen una mata de pelo tremenda) a sólo 30 minutos de limpieza exhaustiva.

Se ve súper grande, la luz es perfecta para mirarlo en cualquier sitio y hora, y además, tienes las dos manos libres para ir pasando la liendrera cómodamente. Le pongo la tele a mis chiquitines y ni se enteran. ¡Son la monda! ¡Es imposible dejarte un huevo sin pillar!

Compra las gafas con lupa y LED aquí.

¿Y en casa?

  • Lavar toda la ropa, sábanas, pijama… a 60º, o bien meterla a la secadora, para que se mueran todos.
  • Desparasitar cojines, peluches, abrigos, la silla del coche… Con el spray, o también metiendo los objetos en bolsas de basura y dejarlos ahí durante 2 días. Los bichitos aguantan vivos máximo 24 horas sin estar en una cabeza.
  • Limpiar los cepillos de pelo. Si hay varios niños en casa, que no los compartan.

 

Cómo quitar piojos si no tienes tiempo

Para padres ocupados, las peluquerías infantiles ofrecen un servicio de limpieza, tratamiento y revisión una semana más tarde y te olvidas de estar horas revisando cabezas. Entre 30€-50€.

 

Más para súper madres

Cómo viajar con niños sin morir en el intento

Mis juegos de viaje para niños favoritos

La mejor receta de macarrones con chorizo

Pasta Konjac: la pasta que no engorda

NO TE PIERDAS NI UNA ENTRADA, SUSCRÍBETE

6 cosas de bebé para casa (que te hacen feliz a ti)

6 cosas de bebé para casa (que te hacen feliz a ti)

6 cosas de bebé para casa (que te hacen feliz a ti)

Cuando hablamos de cosas de bebé para casa, hay productos en los que hay quórum en cualquier grupo de madres. Pero las chicas exigentes tenemos el listón más alto, y por tanto muchas más necesidades. Este post es para todas vosotras.

Este post contiene varias cosas de bebé para casa que:

– Ahorran tiempo.

– Contribuyen a que tu casa siga estando presentable.

¡Me encantan! Y es que ser madre ya es suficientemente duro como para tener que renunciar (aún) más a nuestra calidad de vida.

Cuando nace un bebé, obviamente todo el mundo se preocupa porque el recién nacido tenga todo lo necesario pero, ¿y nosotras? Apunta:

 

6 Cosas de bebé para casa que te hacen feliz:

 

1. Vigilabebés con cámara, wifi y app de móvil

Quizá pienses que no necesitas un aparato tan completo pero, créeme que sí. Los vigilabebés sin cámara ya no merecen la pena y el vídeo te va a ahorrar un montón de carreras a la habitación porque has oído ruidos sospechosos.

Pero además poder ver a tu hijo desde el móvil donde quiera que estés es un alivio para cualquier madre. Un vigilabebés wifi con app que te permita controlar a tus niños a distancia no tiene precio. Tanto si salgo de cena, el niño está malito, la nanny es nueva o simplemente porque han venido unas amigas a casa y nos tomamos unas cañitas tranquilamente mientras los niños juegan. Mis hijos tienen 6 y 4, y sigo usándolo.

 

2. Contenedor de pañales de Tommee Tippee

Aunque parezca que olvidamos el glamour por un momento, ¡todo lo contrario! Con difusores de aceites esenciales y velas por toda la casa, para mí era una necesidad que mis hijos no estropeasen el ambiente de mi casa. Y las bombas de bebé son tremendas, especialmente cuando empiezan a comer sólido 😉

Para mí meter el pañal en una bolsa nunca fue una opción. Este contenedor de pañales de Tommee Tippee fue una de mis primeras compras y una de las mejores inversiones. Anti-olores, anti-bacterias, y pro-madrefeliz.

Hay recambios fake muy baratos en Amazon, pero no merecen la pena. Caí una vez pero tuve que cargar yo el rollo en el tubo de la papelera, lo cual me llevó un buen rato, y no retienen igual el olor PARA NADA. Los rollos de Tommee Tippee son anti bacterianos y se nota.

 

3. Una vajilla de bebé de porcelana


No hay nada más horrible que haber puesto la mesa súper bonita y poner los platos de plástico infantiles. Para diario muy bien, pero también nos merecemos tener una casa fabulosa, ¿no?

Una ​vajilla de bebé de porcelana es ideal, y la aprovechan durante muchísimos años. En casa los usamos súper a menudo.

 

Mejores cosas de bebé para casa que mejoran tu calidad de vida. Robot de cocina para bebés, contenedor de pañales, vajilla de porcelana...

 

4. Baberos de silicona

No gastes ni un céntimo en unos baberos para bebé de plástico, tela o cualquier otra cosa. Los baberos de silicona son los mejores.

Una de las cosas de bebé para casa que dura más tiempo: pasan los años y siguen como nuevos, se limpian con el estropajo o la bayeta y no hay que esperar a que se sequen.

 

5. Bolsas de equipaje

Estas bolsas de equipaje son perfectas para una maniática del método de Marie Kondo como yo. Más aún para la ropa de bebé, que es súper pequeña y tienes que llevar un montón de recambios de todo.

Para ir a la piscina, una noche que se quedan con los abuelos, o un viaje más largo. La metes dobladita tal cual la tienes en el armario. Además, encuentras todo muy fácilmente, no se arruga nada y la que no se haya usado vuelve impoluta.

 

 

6. Robot de cocina para bebés

Un robot de cocina para bebés es un básico en cualquier familia moderna. Evidentemente puedes vivir sin él pero, ¡te quita tanto trabajo! Y además, consigue una textura de puré que a mano te llevaría un bueeeen rato. Porque no pienses que tus hijos sólo comen purés unos meses… Es una cena sanísima y perfecta para los niños y los no tan niños.

Yo me decidí por la Thermomix, y no sé que habría sido de mí sin ella. Pero alucino con los robots súper asequibles e ideales que hay en el mercado. Un sólo aparato esteriliza los biberones, los calienta, descongela, tritura, cocina al vapor… y encima facilísimo de limpiar. El Babycook de Beaba es uno de los más deseados, ¡y no me extraña!

 

¿Los mejores regalos para una madre estilosa? Aquí.

💋💋

 

NO TE PIERDAS NI UNA ENTRADA, SUSCRÍBETE

Vuelta al cole fácil: se acabaron los dramas

Vuelta al cole fácil: se acabaron los dramas

Vuelta al cole fácil: se acabaron los dramas

Agosto. Vacaciones. Un sol perfecto. Yo sólo tendría que estar pensando en bañarme en la infinity pool, pero mi mente organizadora no puede evitarlo: se acerca la vuelta al cole y hay un montón de cosas por hacer.

En mi vuelta al cole de todos los años, hay 4 cosas que nunca paso por alto. Pero, sobre todo, una máxima: planificación.

 

1. Una buena mochila. Mis favoritas, las mochilas Martinaz.

Antes, mis niños sólo me pedían mochilas con carrito. Les provoca una fascinación incomprensible. Y al final siempre se la compraba porque pensaba: Con la ilusión que les hace, qué más me da.

¿…Qué más me da?

¡¿Qué más me da…?!

Sabemos quién va a cargar con el carrito todo el año, ¿verdad? Efectivamente. TÚ.

Día tras día los niños juegan por el patio, mientras tú intentas sacar las llaves del coche con las manos cargadas con las dos mochilas de carrito, más la bolsita de la merienda, las cosas de la piscina… Y tu bolso, claro.

Durante años pensé que no habría otra solución, porque no iban a pasar del tema tan facilmente. Hasta que en el cumpleaños de Alejandra le regalaron una mochila Martinaz y, ¡Qué puedo decir! ¡QUÉ ALIVIO!

No he sido capaz de encontrarle ni una pega:

  • Para empezar, tienen unos diseños ideales de animalitos, cohetes…
  • Además, no pesan nada. Literalmente.
  • Son flexibles hasta tal punto que cabe la toalla y el bañador, junto a la fiambrera.
  • Se lavan en la lavadora, pero a la vez se manchan muchísimo menos que cualquier mochila de tela.
  • Calidad increíble de cremalleras, costuras… Ha aguantado todo el año como si nada.
  • Y sobre todo, como son tan cómodas, los niños se olvidan de que la llevan puesta. Así que ya no tengo que llevarla yo…

Si tienes que comprar una mochila para niños de infantil, no lo dudes.

 

2. Marcar toda la ropa.

Si son pequeños, te espera una sesión de poner etiquetas que ni Inditex. Incluida la ropa interior. Vamos, una lata.

Yo uso estos dos métodos:

– Etiquetas termoadhesivas

Las etiquetas termoadhesivas son la mejor manera de marcar, especialmente la que se lava mucho, como los uniformes del colegio.

Se pegan con la plancha. Es muy importante apretar y que la etiqueta haya cogido la textura de la tela. Así no se irá despegando.

Me gusta hacérselas de colores y con un icono, para que reconozcan su ropa rápidamente.

¿Lo malo de las etiquetas? Pues eso, que lleva bastante tiempo.

Así que, para ropa interior y toda la que usan menos:

– Sellos para la ropa

Los sellos para la ropa Mine Stamp son rapidísimos. Calzoncillos, gorras, toallas de la pisci…

Si se va borrando, lo pones de nuevo en un segundo.

** Te recomiendo siempre poner el teléfono también. Por si se pierde el niño, o la ropa. Mis hijos tienen clarísimo que si no me encuentran, tienen el teléfono de su mamá apuntado en la camisa.

Todavía no se me ha perdido ningún hijo 🙄 pero sí un abriguito ideal en el Hipódromo. Y una mami encantadora lo recogió y me llamó. Si me lees, ¡mil gracias de nuevo!

 

La vuelta al cole puede ser dura. Con antelación e involucrando a los niños, consigo llevarla con más calma.

 

3. Establece un sitio para las mochilas y una tarea adaptada a su edad.

A los niños les viene genial tener rutinas y responsabilidades. Muchas veces nos da pena que se hagan sus cosas, pero la realidad es que les hace madurar y portarse mejor. He leído de familias en las que los niños se ponen su propia colada…

No se me ocurriría dejar a mis hijos enredar con detergente, pero ser responsables de sus cosas del cole si.

Destinar un sitio para que guarden todos los días la mochila, y que saquen su fiambrera, la botella del agua… No les cuesta nada. Tampoco por la mañana prepararse lo que necesiten llevar, o simplemente meterlo, si son muy chiquitines.

Los primeros días de inculcar hábitos siempre son difíciles. Por eso, hacer la típica tabla de recompensas, o darles una chuche al terminar, les motiva un montón. Y a las pocas semanas, ellos solitos lo hacen.

4. No te olvides del spray anti-piojos:

No hay vuelta al cole que valga sin el temido email del colegio en el que te avisan de que hay piojos en clase. Y es pensar que esos asquerosos bichitos puedan entrar en mi casa y ya empieza a picarme la cabeza.

Mis hijos tienen muchísimo pelo y muy fino. Así que quitárselos es una tortura.

Desde el primer día de cole hasta el último les pongo una mezcla que me funciona bastante bien y es la siguiente:

Spray de peinado para niños. Yo uso el de Klorane que tiene un olor suave a melocotón.

– Añado medio botecito de Aceite de Árbol del té (de los de 30 ml). Aunque es apestoso, al disolverse con el de peinado que también tiene olor, ya no es tan terrible. Todos los días, me pongo un poquito en los dedos y se lo extiendo por toda la cabeza.

 

Me encanta incolucrar a los niños en estas tareas. Aunque me lleve un poco más de tiempo, siempre me parece que da muy buen resultado: les hace sentirse mayores y ser conscientes de las cosas.

Sobre todo, intento dejarlo preparado con antelación y tenerlo bajo control, tanto si hablamos de preparar los viajes en familia, como de la vuelta al cole. ¡Dejarlo todo para el último momento me pone de los nervios! Si puedo pedir los uniformes en julio, lo hago. Así tengo tiempo de ir lavando y etiquetando sin agobios de última hora.

¡Un besito grande!

NO TE PIERDAS NI UNA ENTRADA, SUSCRÍBETE

Cómo vestir a los niños en ceremonias y eventos

Cómo vestir a los niños en ceremonias y eventos

Cómo vestir a los niños en ceremonias y eventos

Hace poco se ha casado mi hermana. Y vaya carreras en tacones me he pegado persiguiendo a mis hijos por toda la finca… ¡Creo que un maratón de zumba me deja menos agotada! ¿Cómo vestir a los niños en ceremonias y eventos, cuando es inevitable llevarlos?

Un impresionante palacete en el campo. Maravillosos balcones, piscina y un amplio mirador desde el cual se ven caballos y pavos reales… Pero donde todo el mundo ve belleza y paz, una madre sólo ve un circuito de pentatlón. Si le sumas un pavimento de piedrecitas y cientos de personas… ¡Horror!

Sé que hay gente que se lleva a los niños a todos los eventos, pero yo prefiero evitarlo. Mis hijos todavía son pequeños y, salvo que sea un plan pensado para ellos, les dejo en casa. Por mucha animadora que haya, los pequeños necesitan atención permanente…

Para esas ocasiones en las que tienen que asistir, nos volvemos locas con su look. Sabemos que son los grandes protagonistas incluso en las bodas (con permiso de la novia). Por eso hay que llevarles muy monos y adecuados.

Mis recomendaciones sobre cómo vestirles en ceremonias y eventos, son las siguientes:

 

1. Los niños son niños:

Ante todo no hay que olvidar que son inquietos y ruidosos. Así que lo mejor es que vayan naturales, con ropa y calzado con los que puedan moverse, sin mucho complemento, y vestidos de lo que son: niños. Y no hay mejor antiejemplo de esto que la boda de Pilar Rubio. Vale que la novia es (¿era?) gótica. Pero, ¿era necesario poner a sus hijos zapatos negros cerrados un 15 de junio bajo el solazo de Sevilla ( y calcetines, y corbata, y chaleco…)? Cada persona tiene su gusto, pero vaya calor…

En mi opinión, no hay que ponerse a inventar. Nunca fallarás si optas por el esquema clásico: camisa + short en niño, y vestido en niña. A partir de aquí, puedes ponerte tan creativa como quieras, y es muy versátil porque se puede adaptar a cualquier situación dependiendo del material y el corte con el que estén hechos.

 

 

2. Los hermanitos, coordinados.

Tanto si son niños de arras como si es una comunión, los hermanos deben de ir a juego (salvo que alguno sea ya adolescente, en cuyo caso es probable que amenace con irse de casa si le vistes como a sus hermanos). Pero, ¿los pequeños iguales? ¡No hay nada más tierno! Están preciosos y, sobre todo, les encuentras más rápidamente entre la multitud 😉

 

3. Ahora hay que pensar dónde…

El look tiene que ser coherente con la ceremonia, y lo primero que lo marca es el lugar donde se celebra. Parece una obviedad decirlo, pero nada tiene que ver una boda en un pueblecito con una en un hotel del centro de Madrid.

Por una parte, en el campo podemos optar por telas fluidas como la bámbula, o ligeras como el lino, con texturas naturales. Estampados tipo liberty o toile de jouy son ideales si no te apetece una tela lisa.

En un entorno más chic, puedes irte a estampados clásicos, volúmenes, volantes y tejidos más importantes (satén, organza, terciopelo,…). Una camisa mao puede puede elevarse o hacerse más rústica según la busquemos en satén o en bámbula.

Plumetis, telas bordadas y encajes son polivalentes y sirven tanto para estilos más bohemios como clásicos. Un vestido blanco con puntillas, volantes o mangas especiales es mi opción favorita para niña. ¡Preciosas!

…y cuándo.

En las ceremonias de primavera y verano, busca tejidos fresquitos como el lino, el algodón o la seda. Para otoño e invierno, tejidos más gruesos pero con presencia, como la pana o el terciopelo…

¿Mis colores favoritos? Cualquiera en un tono suave, un poco lavado, es perfecto. En verano, pasteles y cálidos. Burdeos, azules o verdes oscuros son más invernales.

En comuniones, cada vez se huye más del vestido estilo princesa y se tiende a cortes con más caída o estilo boho, con encajes, estilo hada del bosque.

En caso de que sean niños de arras, siempre habrá que tener en cuenta el estilo de la novia. Tienen que tener coherencia con el vestido de ella, en cuanto a estilo, materiales y colores.

 

Vaya dilema cómo vestir a los niños en ceremonias y eventos. Sin embargo, con un esquema clásico y un poco de personalidad, van monísimos

Teresa y Leticia

 

4. Buscando los complementos adecuados

Cuanto más sencillos vayan, mejor. Ellas, como siempre, tienen más opciones (lazos, sobrefaldas…). Ellos suelen llevar pocos complementos. Mis favoritos son los tirantes del pantalón o un fajín. Si son niños de arras, ambos están muy lindos con fajines a juego en el vestido y el pantalón.

¿Y de peinado? Unas sencillas trencitas con flores entrelazadas o en coronas siempre es un acierto. Los bebés, siempre con capota. Las niñas, si hace fresquito también van ideales con ella.

Mis zapatos favoritos para primavera y verano son las clásicas alpargatas. Los chiquitines y las niñas están preciosas con el modelo que se ata a la pierna. Fueron las que llevaron los pajecitos de mi boda y ¡me quería comer esas piernas regordetas!

Para el invierno, un zapatito sencillo de piel. No apto para todos los eventos, pero un puntazo los pajecitos de María Pombo, tan del norte con sus botas de agua Hunter.

¿Si hace fresquito? A las niñas una capita (preciosas) y a los niños una chaqueta. ¿Corbatas y pajaritas? Va en gustos. A mi me gustan los niños muy niños.

 

5. ¿Las mejores marcas para vestir a niños en eventos y pajes de boda?

Yo no tengo ninguna duda: la moda española es fabulosa, pero más aún si hablamos de moda infantil. Reconocida es la forma de vestir de los niños del norte, pero en general ves niños ideales por todo el país. Creo que se sigue la tradición, con un estilo sencillo pero muy elegante. Y sobre todo, sin caer demasiado ni en lo antiguo, ni en el disfraz.

En España en general evitamos los tonos tristes y el look de muñeco de tarta. ¿Niños vestidos de adulto? No, gracias. Es algo muy nuestro. Sin embargo, la mayoría de las casas de alta costura internacionales tienden a vestirles así. Incluso en las últimas bodas de la Casa Real británica, los niños llevaban uniformes militares, y específicamente en la de Meghan y Harry, iban totalmente de azul oscuro. Y sólo se me ocurre una palabra: horror. Por mucho que fuesen a juego con el novio, me chirría por todos los lados.

Destaco las tres marcas españolas que más me gustan para vestir a los niños en eventos, ¡pero hay muchísimas! Incluidos pequeñas tiendas y talleres locales que hacen ropita monísima.

 

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

@alejandrasalido 😍

Una publicación compartida de Teresa y Leticia (@teresayleticia) el

Teresa y Leticia

Sin duda, mi favorita. Me gusta porque tienen diseños sencillos, muy finos y atemporales. Y especialmente porque te permiten personalizar prácticamente todo el look: telas, colores, largo de la prenda… Tienen el taller en el centro de Madrid, pero también venden online. Sus tejidos son de buena calidad, y mis pedidos siempre han estado perfectos. El único fallo que le pondría es el tiempo de preparación. Al ser bajo pedido, según la temporada lo tienes que encargar con varios meses de antelación. Cuando he tenido que llevar a mis niños más especiales, siempre he recurrido a esta marca. Incluidos los pajecitos de mi boda.

 

Vaya dilema cómo vestir a los niños en ceremonias y eventos. Sin embargo, con un esquema clásico y un poco de personalidad, van monísimos

Nanos

Nanos

Conocida por todas las madres, es un clásico en moda infantil. De estilo más recargado pero sin caer en lo cursi. Lazos, estampados y volantes maravillosos. Sin duda, la línea de ceremonias es ideal: mezcla texturas y tonos pastel, creando piezas muy delicadas. Perfecta si buscamos un look muy elegante.

 

Vaya dilema cómo vestir a los niños en ceremonias y eventos. Sin embargo, con un esquema clásico y un poco de personalidad, van monísimos

Nícoli

Nicoli

Destaca por tener cortes sencillos pero muy bonitos y románticos. Tonos tierra y lavados y tejidos muy naturales. En mi opinión es ideal para eventos de ambiente rústico o hippy, porque combina un estilo relajado pero arreglado a la vez.

 

Como última recomendación, más allá de la moda, es que vayas equipada por si les da por tener el día torcido.  De pronto les da vergüenza ir con los animadores y sólo quieren meterse debajo de tu falda (si, es el escondite favorito de mi hija. Si se me ve todo o no, no le importa…). Así que nunca está de más llevar una pequeña bolsita con juegos de viaje.

¿Te gustan estas ideas para tus niños? Suscríbete a mi blog aquí abajo.

NO TE PIERDAS NI UNA ENTRADA, SUSCRÍBETE

S.O.S. ¡¿Qué hacer con niños en verano?!

S.O.S. ¡¿Qué hacer con niños en verano?!

S.O.S. ¡¿Qué hacer con niños en verano?!

Las vacaciones del colegio son una auténtica tortura logística y financiera para muchos padres (entre los que me incluyo). Pero antes de ponerte a tachar planes de tu lista de verano, mira estas opciones sobre qué hacer con niños cuando se acaban las clases.

Vacaciones de verano… Cerramos los ojos y nos imaginamos paseando por playas infinitas y el sol tostando nuestra piel… Pero cuando se van acercando las fechas nos entra el agobio, porque nada tienen que ver nuestras 2-3 semanas libres, con los 2 meses y medio del colegio. Para la mayoría de los padres es una auténtica odisea organizarse estos meses.

Aunque cuando son más mayores se multiplican las opciones: acampadas, visitas a familiares… A los pequeños no les puedes empaquetar como si nada. Necesitan continua atención y cuidados, como para estar cargándole el marrón a nadie…. Los hay con suerte que pueden recurrir a los abuelos, pero incluso aunque estén disponibles y encantados de ayudar, los niños son agotadores y nuestros padres ya no tienen el físico ni la energía que tenemos nosotros.

Es verdad que casi todas las academias, guarderías y colegios privados ofrecen unos summer camps increíbles, temáticos y con actividades geniales. Pero cuestan una pasta… No digo que no lo valgan, y apoyo totalmente que los pequeños empresarios que crean cursos originales y llenos de contenido tengan un buen beneficio de ello. Pero como madre que lleva viendo facturas todo el invierno, cuesta tener que hacer otro esfuerzo extra por tener a mis hijos entretenidos en verano. Al final, a una pareja con varios hijos le sale más caro la escuela de verano de los niños que las vacaciones familiares. ¡Para echarse a llorar!

 

 

¿Qué hacer con niños en verano sin que nos cueste un riñón?

 

1. Pregunta en tu Ayuntamiento

Generalmente los colegios públicos de las ciudades grandes organizan campamentos de verano. ¿Único requisito? Estar empadronado. A unos precios fabulosos, y con comedor incluido, normalmente son temáticos: inglés, deportes… Sin duda una de las mejores opciones para poder seguir con la rutina. En mi ciudad lo pedimos todas las madres.

 

2. Cuidadora común entre vecinos/amigos

Esta opción es genial si tienes una chica de confianza, o alguna conocida que quiera ingresos extra en verano. Entre 2 o 3 familias, se le puede pagar un buen sueldo, e ir turnándose de casa. En EEUU son súper típicas las señoras que se montan guarderías en el salón. No es plan de empaquetarle 20 vecinos, pero si es creativa y le gustan los niños, puede encargarse de varios perfectamente.

Si no conoces a nadie para el trabajo, la tecnología está para ayudarte. Hay aplicaciones como TopnannyFamilia Fácil en las que puedes encontrar personal y filtrarlo según tus requisitos. Tengo que decir que he usado ambas y funcionan fenomenal.

 

3. Campamentos en las urbanizaciones

Sobre todo en las afueras, en edificios que tienen zonas comunes, es muy habitual. Y hay muchísimas empresas que se dedican a ello, sólo buscándolo en Google, aparecen un montón. Si hay buena relación entre los niños del vecindario, es un plan perfecto. Durante el horario que necesites, te organizan un montón de juegos y actividades. También ofrecen deportes, y, si tienes piscina en la urbanización, incluso clases de natación.

 

4. Busca una Au pair

Cuando tenemos una casa grande y sobra una habitación, es una opción buenísima. Por una parte, tú le ofreces una paga, manutención y alojamiento y la acoges como un miembro más de la familia. Por otra, ella se ocupa de qué hacer con niños en verano: desde llevarles al parque o la piscina, hasta algunas tareas domésticas (del tipo hacer su comida, plancharles la ropa,… ). Y lo más importante, les habla en inglés.

Hay muchísimas páginas que ponen en contacto familias con estudiantes. AupairWorld es la más conocida. ¡Creo que el año que viene me lo apunto!

 

 

Por último, una recomendación de las profes todos los años y que me gusta hacer (o intentar). Es importante no perder las rutinas. Todo el esfuerzo que hemos empleado durante el curso en que sean ordenados y autónomos, es una pena que lo vayan a perder porque estén con otra persona que les cuide, o en otra casa.

Por eso, una buena manera de motivarlos es mediante recompensas. Cada día que el abuelo/ la cuidadora me diga que has hecho tu cama, voy a apuntarte una estrella, y si tienes 5 el fin de semana, te llevo al parque de bolas o a por tu helado favorito… Este tipo de pequeños  detalles motivan muchísimo a los enanos y les hace sentirse muy orgullosos de sus logros.

 

Para cuando por fin puedas irte de vacaciones, no te pierdas los 20 consejos para viajar con niños sin que te de un ataquito.

 

¿Ya te has suscrito a mi blog? 

NO TE PIERDAS NI UNA ENTRADA, SUSCRÍBETE