La mascarilla para el pelo que necesitas: ¿hidratante o con proteínas?

Saber qué mascarilla para el pelo necesita nuestra melena es la diferencia entre un cabello triste y fosco, o sensual y bonito. ¿Tratamiento de hidratación o con proteínas?

Hay mil tipos: mascarilla natural, con aceite de coco, con o sin siliconas, para cabello teñido… Comprar la mascarilla de pelo correcta te va a ahorrar puntas abiertas, pelo seco y muchos (muchos) tratamientos de peluquería.

DE UN VISTAZO

  • Una mascarilla para el pelo de hidratación aporta elasticidad, brillo y suavidad. Evita que el pelo se enrede, se dañe y se abran las puntas.
  • Las mascarillas de proteínas refuerzan la fibra capilar. Perfectas para el pelo seco que se rompe con facilidad, muy poroso o dañado por calor o tratamientos químicos.
  • Un cabello sano necesita el equilibrio perfecto entre hidratación y proteínas.

COMPRA MIS IMPRESDINCIBLES

Tengo una rutina capilar que nunca me salto y que ha conseguido que mi melena haya pegado un cambio considerable:

  • Uso muy buenos productos capilares, principalmente de cosmética natural (champú, acondicionador…) y lo lavo con muchísima suavidad y agua tibia.
  • Tomo un colágeno de altísima calidad todos los días.
  • En épocas de más caída, añado un sérum sin hormonas.
  • Reparo con Olaplex, todas las semanas.
  • Tratamiento de 15 minutos con la mascarilla para el pelo que necesite en cada momento.

Hair Growth & Density de Fresh Cosmetics

Colágeno marino hidrolizado

Olaplex 0 + 3, Olaplex 0, Olaplex 3

Cuando iba a comprar un tratamiento para el pelo me volvía loca: ¿mascarilla para el pelo seco, reestructurante, hidratante, con keratina…? Un listado interminable de tratamientos e ingredientes supuestamente maravillosos. Pero yo no me fío.

No quiero que me recomienden una mascarilla por lo que dice el fabricante. Quiero saber:

¿De qué está hecha?

¿Por qué funciona?

Y sobre todo: quiero comprobarlo yo.

Así que cuando me propuse conseguir la mejor textura y calidad, descubrí que el balance queratina-aminoácidos (proteínas) vs. hidratación para el pelo, era fundamental.

Para empezar, en torno al 85% del cabello, la piel y las uñas están compuestos principalmente por un tipo de proteína: la queratina. Esta se mantiene unida gracias a unos enlaces de disulfuro (si has leído mi post sobre Olaplex ya te sonarán).

Cuando la estructura del pelo y las cutículas están dañadas, no pueden protegerse ante las agresiones externas. Además, por esos huecos se absorbe mucha agua, por lo que el pelo se enreda y se pone fosco y sin brillo.

El cabello necesita un balance entre tratamientos de proteínas e hidratación para ser fuerte, suave y sano y muy resistente a la rotura.

Mascarilla de proteínas para el pelo

  • Los productos para el cabello con proteínas hidrolizadas, aminoácidos o péptidos refuerzan los enlaces de disulfuro, fortaleciendo la fibra capilar y evitando que se rompa.

Mascarilla hidratante para el cabello seco o deshidratado

  • Las mascarillas de hidratación lo suavizan, lo que ayuda a que no se enrede (que provocaría más puntas abiertas) y mejora el estado y tacto de la melena.

¿Queratina y amino-ácidos para el pelo? ¿O hidratación para el cabello dañado?

¿Cuánto de cada uno necesita nuestra melena? Hay aspectos que lo indican, como la porosidad y la elasticidad del cabello:

  • ¿Tu pelo dañado se rompe al cepillarlo? Tendrás que aportar un extra de proteínas.
  • ¿La fibra capilar está reseca y enfoscada? Céntrate más en la mascarilla hidratante de pelo.

Si así no te aclaras, también puedes tirar de un pelo mojado: si se alarga mucho antes de romperse, necesita proteínas. Si al contrario, no se estira y directamente se rompe, esos cabellos necesitan hidratación.

¿Exceso de proteínas o de hidratación?

No hay que pasarse con ninguno de los dos tratamientos porque se consigue el efecto contrario. Un exceso de proteínas lo convierte en seco, áspero y frágil y por tanto se rompe.

En general, el pelo fino necesita proteína en mayor cantidad que el grueso (que habitualmente tiene más en su propia composición).

Si después de un tratamiento de proteínas tu pelo está peor, aléjate por un tiempo de productos que incluyan: aminoácidos, proteínas, colágeno, queratina, yogur, huevo, aceite de coco, aceite de jojoba o trigo.

Balance entre proteínas e hidratación en el pelo

Como he dicho, no todos los tipos de cabello necesitan lo mismo y yo he ido probando hasta encontrar mi rutina capilar perfecta. Para mi pelo graso y fino, suelo alternar:

  • 1 vez a la semana mascarilla hidratante capilar (dejo actuar durante 20 minutos).
  • 1 vez al mes mascarilla de proteínas (si puedo, toda la noche).
  • 1 vez al mes tratamiento capilar pre-lavado Olaplex 0 + 3 (15+  15 minutos).

Cuanto más tiempo dejo trabajando la mascarilla capilar, consigo un tratamiento más intenso. También en épocas en las que noto el cabello dañado, hago tratamiento intensivo.

Me aplico el tratamiento antes de lavar el pelo, mojándolo ligeramente y me hago un moño con una horquilla articulada.

Un pelo sano necesita hidratación y proteínas (keratina). Para esto último, nada mejor que la mascarilla Absolue Kératine de Rene Furterer.

💋 ¿Te gusta mi blog? No te pierdas nada ❤️

Mascarillas y tratamientos capilares

Mascarillas y tratamientos de proteínas para reforzar la fibra capilar

Yo noto un cambio espectacular cuando la uso consistentemente. Mi cabello se transforma y está mucho más fuerte, suave y brillante, las puntas dejan de enredarse y, sobre todo, se rompen menos.

Hay tres mascarillas de proteínas para el cabello que me encantan:

Mascarilla de proteínas para el pelo Absolue Kératine de Rene Furterer

Lo mío con esta mascarilla de keratina fue amor a primera vista: packaging elegante, buena composición y olor suave.

La mascarilla de queratina de Rene Furterer contiene queratina vegetal hidrolizada, aceite de camelina (rico en ácidos grasos y antioxidantes naturales) y biocimentina, para hacer resistente a la fibra. Con ingredientes 100% naturales, no tiene siliconas. 

Mascarilla para el pelo SheaMoisture Manuka Honey & Yogurt Hydrate

Las mujeres de raza negra siempre lo han tenido más difícil a la hora de usar productos de belleza. Por una parte, las marcas de cosmética no las tenían en cuenta a la hora de hacer productos específicos para ellas. Por otra, su cabello afro es en realidad seco y frágil, aunque pueda parecer lo contrario.

Esta marca jamaicana tiene unas mascarillas muy naturales, sin siliconas, con aceites y proteínas hidrolizadas para cuidar el pelo dañado. Hay varias líneas de producto según tu tipo de cabello:

SheaMoisture’s Manuka Honey & Yogurt Hydrate + Repair Protein-Strong Treatment comprende los tipos de cabello 2a hasta 3c. Es decir, perfecto para la mayoría de cabellos del sur de Europa.
Contiene proteínas y mantecas, miel de manuka (antioxidante), yogur y, por supuesto, aceite de coco. Refuerza y revitaliza cabellos dañados por el secador o los tintes, evita la aparición de puntas abiertas y deja el cabello suave y brillante.

Mascarilla Regeneradora Christophe Robin

Este tratamiento súper concentrado sin siliconas está compuesto por una combinación de aceites 100 % vegetales y complementarios entre sí. Con gran cantidad de propiedades antioxidantes, que aportan una acción regeneradora profunda y duradera.
Potencia el brillo y la regeneración interna del cabello, además de proteger el color del cabello.

Absolue Kératine de Rene Furterer aquí o aquí

SheaMoisture’s Manuka Honey & Yogurt Hydrate + Repair Protein-Strong Treatment aquí o aquí

Mascarilla Regeneradora Christophe Robin aquí o aquí

Mascarilla para el pelo de hidratación (para aportar brillo y suavidad)

El cabello tiene que estar hidratado para evitar que se enrede y se dañe por la fricción. Lo tenemos claro, conocemos los ingredientes que funcionan y todas nos hemos hecho en casa la típica mascarilla casera con una cucharada de aceite de oliva, de yogur natural, huevo batido o unas cucharadas de miel.

Rebuscando un poco más, descubro que el cabello dañado y teñido tiene mucha porosidad y es genial usar un tipo de silicona llamado Amodimethicone.

¿Por qué? Simplificando (que no soy química), porque se pega exclusivamente a las partes dañadas del pelo. Es decir, suaviza y rellena las partes con porosidad, pero no se acumula en las zonas que no lo necesitan. Además, aguanta varios lavados.

Aunque evito los productos capilares con siliconas que se aplican en el cuero cabelludo, en los largos y las puntas ayudan un montón.

¿Qué mascarillas hidratantes para el pelo me gustan?

Philip Kingsley Elasticizer Therapies

Amo esta mascarilla hidratante, ¡adios al pelo seco! Tiene la combinación perfecta entre aceites naturales (ricino y aceite de oliva), elastina hidrolizada y amodimethicone.

Vale cada euro que cuesta, porque el resultado es la hidratación profunda, una melena súper suave y rica. Envuelve cada cabello en una suavidad y untuosidad alucinantes. Además, estos tratamientos capilares duran siglos.

Me vuelve loca el aroma de jazmín y mandarina.

Kiehl’s Olive Fruit Oil Deeply Reparative Hair Mask

Este tratamiento capilar súper hidratante contiene aceite de oliva y de aguacate y amodimethicone, para cabellos desnutridos y secos. Hidrata la melena debilitada por la exposición al sol, el secador y las planchas.

Enriquecida con aceites de oliva y aguacate, esta mascarilla capilar hidratante es ideal para potenciar el brillo y la suavidad en el cabello.

Philip Kingsley Elasticizer Therapies aquí o aquí

Kiehl’s Olive Fruit Oil Deeply Reparative Hair Mask aquí o aquí

Mascarillas caseras para el pelo con aceite de coco contra el cabello seco y debilitado

Uno de los tratamientos y mascarillas naturales para el pelo más conocidas es aplicarse aceite de coco. ¿Cuáles son los beneficios del aceite de coco virgen para el cabello?

Además de hidratar y suavizar el pelo seco y deshidratado, esta mascarilla casera consigue evitar la pérdida de proteínas del cabello gracias a los ácidos láurico y cáprico, y protege el cuero cabelludo con las vitaminas E y K.

Así que, él solito consigue el balance del que he hablado antes de hidratación y proteínas (también lo puedes conseguir con otros como el aceite de jojoba).

  • Aplicado en las puntas antes de la ducha evita que se dañe más el pelo al lavarlo (trucazo de Blake Lively).
  • El día antes de lavarme el pelo, me lo aplico y lo dejo toda la noche envuelto en un turbante.

No podía ser todo perfecto, claro. Hay que enjabonar una o dos veces extra con champú para que no quede graso. Normalmente supone más trabajo usar mascarillas caseras y me parecen menos completas, así que suelo buscar tratamientos capilares profesionales.

Si esta es tu opción, no quieres llenar tu cutícula de toxinas. Busca un aceite de coco ecológico, virgen y prensado en frío.

Aceite de coco ecológico, virgen y prensado en frío

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

SÍGUEME

Suscríbete a todas las novedades y artículos nuevos de Srta Palo. Nada de spam.

TE INTERESA