Los frutos secos no engordan: tu aliado para la Operación Bikini

Los frutos secos te ponen como un queso. Y no de bola. Porque a pesar de que mucha gente lo piense, los frutos secos no engordan. Y no sólo eso, sino que además comiéndolos puedes adelgazar, tener un pelo más sano y una piel más jugosa. Y sin granos. ¿Te imaginas tener el tipazo de la operación bikini eternamente?

Hace un tiempo, estábamos un montón de madres del cole charlando sobre nutrición y dietas. Yo dije que una de las mejores meriendas para adelgazar era comerse unos frutos secos. Absolutamente todas me miraron como si yo hubiese perdido la cabeza. Y es normal, porque hace años yo también estaba convencida de que esos pequeños alimentos hipercalóricos eran un enemigo a evitar.

Fue mi entrenador personal durante años, Jorge, el que me hizo salir de mi error. Además de ayudarme a bajar los más de 20 kilos que cogí en mi primer embarazo, me dio muchísimas indicaciones sobre nutrición. Gracias a él en mi segundo embarazo no pasé de la talla 38, sin pasar hambre (y, créeme, me encanta comer). Y una de sus indicaciones fue que todos los días tomase un puñadito de frutos secos (15g para ser exactos 😉 )

 

Los frutos secos no engordan

Empieza por desechar ya ese mito tan extendido de que los frutos secos «engordan». Si analizamos la frase literalmente, es verdad que son alimentos calóricos y con grasa. Sin embargo, su consumo adecuado no sólo no engorda, sino que te va a ayudar a adelgazar. Pero antes de nada…

 

Los frutos secos no engordan. Están llenos de grasas saludables, proteínas, fibra, antioxidantes... Adelgazan y mejoran salud, pelo y piel.

 

BENEFICIOS DE LOS FRUTOS SECOS

No te agobies que no soy la Wikipedia, no voy a contarte un rollazo de cosas que no sabemos ni lo que son. Lo más importante:

– Son ricos en grasas saludables, como los ácidos Omega 3 y 9. Vale. Esto nos suena de los anuncios. ¿Y qué significa?

Principalmente, que son antioxidantes (YES!) y antiinflamatorios. Además, ayudan a mantener la función cerebral, disminuyen el riesgo de enfermedades cardiovasculares, y ayudan al cuerpo a absorber las vitaminas y minerales del resto de los alimentos. Estos ácidos grasos también los encuentras en pescados y mariscos.

Además tienen una gran cantidad de nutrientes básicos, como el calcio, potasio, magnesio, vitamina E…

También incrementan tus niveles de energía, lo cual es perfecto para ir corriendo detrás de tus hijos.

Todo esto ya es increíble, pero es que además tienen multitud de beneficios para la belleza, que te cuento más adelante.

 

¿POR QUÉ LOS FRUTOS SECOS SON BUENOS PARA ADELGAZAR?

Porque tienen un alto contenido en grasa, proteínas vegetales y fibra. Y esto significa:

– Por una parte, que regulan la velocidad a la que pasa el azúcar a la sangre. Y no sólo los alimentos dulces tienen azúcar, también los hidratos de carbono. (Por eso son recomendables los alimentos integrales, porque tienen un índice glucémico más bajo, es decir, pasan a la sangre más lentamente).

¿Cuáles son los alimentos con índice glucémico alto? El arroz blanco, los cereales no integrales, alimentos procesados (que intento evitar siempre que puedo) y la fruta.

Si los comes acompañados de unos frutos secos, el azúcar va a pasar más lentamente a tu sangre. Simple. Añade un par de anacardos a la fruta de media mañana, y evitarás que te entre el monazo de dulce de nuevo.

– Y qué decir de la fibra… Es fabulosa porque es saciante y te ayuda a tener regularidad intestinal (y todas queremos eso, ¿verdad?). Desde que tomo mi café con inulina diariamente he notado un montón de beneficios.

– Por si fuera poco, los frutos secos no engordan porque hay que masticarlos mucho. Son difíciles de comer. Al hacerlo, se liberan las hormonas que advierten a nuestro cerebro de la sensación de saciedad.

Y este es uno de los puntos claves por los que mucha gente que consume batidos no consigue adelgazar. Hasta que aprendí esto, alucinaba. ¿Cómo puede ser que con todo lo que le he metido al batido, sólo dos horas más tarde tenga hambre? Ahora bien, prueba a tomar la misma cantidad de alimentos sin batir, y verás la diferencia.

– Además, añade el gasto calórico que se produce en tu cuerpo al digerir los frutos secos (la llamada termogénesis). El proceso digestivo de los frutos secos es mucho más laborioso, y obliga al cuerpo a quemar energía extra.

Muy importante es, como en todo, la moderación. Una ración ideal diaria sería un puñadito, unos 15-20g. Si te quedas con hambre, añade una fruta, por ejemplo.

 

Los frutos secos no engordan. Están llenos de grasas saludables, proteínas, fibra, antioxidantes... Adelgazan y mejoran salud, pelo y piel.

 

LOS FRUTOS SECOS EN LA BELLEZA

Sin duda, todas nos gastamos un dineral en cremas, tratamientos y suplementos. Pero muchos de los beneficios que esperamos encontrar en ellos están incluidos en los frutos secos. Si los comes diariamente conseguirás lo siguiente:

 

Piel fabulosa…

– Le ayuda a estar sana y prevenir alergias.

– Aunque te parezca increíble, los frutos secos son muy buenos para el acné.

– Protegen la piel de los rayos dañinos del sol, los UV.

– Ayudan a la melanina a llevar el tono a la piel y el pelo.

– Sus antioxidantes protegen del envejecimiento celular y los radicales libres.

 

…Y pelasso

– El cuero cabelludo está más saludable, especialmente si tienes picor y descamaciones. También mejora su circulación.

– Al mejorar la circulación, combate su caída.

– Ayudan al pelo seco y quebradizo a estar más elástico y fuerte.

– Además, retrasan la aparición de canas, ya que controlan la producción de hormonas.

 

¿CUÁLES SON LOS BUENOS?

Los frutos secos crudos te ayudan a vivir en una operación bikini eterna. También se pueden comer tostados (sin sal), pero al calentarse se degradan los Omega 3, así que para qué.

Aunque puedas pensar que van a estar malísimos, no es así. Cuando haces pop, ya no hay stop. 

Evidentemente, tenemos que huir de aquellos que estén fritos, salados, caramelizados… Están riquísimos, pero son un peligro.

Son frutos secos las almendras, los pistachos, anacardos, avellanas, nueces…

A pesar de que mucha gente los confunde, no lo son: las pasas (fruta desecada), los quicos, los garbanzos tostados…

Los cacahuetes son legumbres, pero nutricionalmente son muy similares a los frutos secos. De cualquier modo, son los menos recomendables de todos, porque tienen más cantidad de Omega 6 (que ya consumimos en abundancia en nuestra dieta). Crudos no están nada buenos.

 

FRUTOS SECOS A LOS NIÑOS

A pesar de que hay gente que se los da desde pequeños, qué quieres que te diga, yo prefiero no correr riesgos. No quiero ser alarmista pero el 60%-80% de los atragantamientos de niños están provocados por los frutos secos.

Sin embargo, si los comen cocinados y triturados: en pan, bizcochos o salsas. Y por supuesto, en mi casa nunca falta la mantequilla de cacahuete suave. Es uno de nuestros desayunos favoritos y sé que vamos a aguantar toda la mañana con energía y sin tener hambre. ¡Muy fan!

 

 

5 FORMAS FÁCILES Y RÁPIDAS DE COMER FRUTOS SECOS

1. Sin duda, el mejor snack. Nunca me falta un paquetito en el bolso, en el coche… Nada de caer en tentaciones cuando vayas al súper, ¡cómete un puñadito antes de entrar! Mucho mejor que cualquier barrita porque no tienen químicos.

2. También son la merienda perfecta mezclándolos en un bol con:

– Yogur griego con miel, agave o canela

– Fruta

– Queso

– Chocolate negro

3. Por supuesto, también en el desayuno con avena.

4. Añádelos a la sartén cuando hagas verduras o cuando guises un pollo.

5. Siempre echa unos pocos frutos secos a tus ensaladas. Darán un montón de sabor y textura.

 

¿Mis favoritos? Me encanta un puñadito de anacardos, pistachos o nueces pecanas (mmmm).

 

Ya ves, lo mires por donde lo mires, vas a estar más buenorra con los frutos secos. Sólo hay que añadir el tipo de deporte más adecuado para las mujeres. ¿Ya te has convencido?

NO TE PIERDAS NI UNA ENTRADA, SUSCRÍBETE

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *