Cómo vestir a los niños en ceremonias y eventos

Hace poco se ha casado mi hermana. Y vaya carreras en tacones me he pegado persiguiendo a mis hijos por toda la finca… ¡Creo que un maratón de zumba me deja menos agotada! ¿Cómo vestir a los niños en ceremonias y eventos, cuando es inevitable llevarlos?

Un impresionante palacete en el campo. Maravillosos balcones, piscina y un amplio mirador desde el cual se ven caballos y pavos reales… Pero donde todo el mundo ve belleza y paz, una madre sólo ve un circuito de pentatlón. Si le sumas un pavimento de piedrecitas y cientos de personas… ¡Horror!

Sé que hay gente que se lleva a los niños a todos los eventos, pero yo prefiero evitarlo. Mis hijos todavía son pequeños y, salvo que sea un plan pensado para ellos, les dejo en casa. Por mucha animadora que haya, los pequeños necesitan atención permanente…

Para esas ocasiones en las que tienen que asistir, nos volvemos locas con su look. Sabemos que son los grandes protagonistas incluso en las bodas (con permiso de la novia). Por eso hay que llevarles muy monos y adecuados.

Mis recomendaciones sobre cómo vestirles en ceremonias y eventos, son las siguientes:

 

1. Los niños son niños:

Ante todo no hay que olvidar que son inquietos y ruidosos. Así que lo mejor es que vayan naturales, con ropa y calzado con los que puedan moverse, sin mucho complemento, y vestidos de lo que son: niños. Y no hay mejor antiejemplo de esto que la boda de Pilar Rubio. Vale que la novia es (¿era?) gótica. Pero, ¿era necesario poner a sus hijos zapatos negros cerrados un 15 de junio bajo el solazo de Sevilla ( y calcetines, y corbata, y chaleco…)? Cada persona tiene su gusto, pero vaya calor…

En mi opinión, no hay que ponerse a inventar. Nunca fallarás si optas por el esquema clásico: camisa + short en niño, y vestido en niña. A partir de aquí, puedes ponerte tan creativa como quieras, y es muy versátil porque se puede adaptar a cualquier situación dependiendo del material y el corte con el que estén hechos.

 

 

2. Los hermanitos, coordinados.

Tanto si son niños de arras como si es una comunión, los hermanos deben de ir a juego (salvo que alguno sea ya adolescente, en cuyo caso es probable que amenace con irse de casa si le vistes como a sus hermanos). Pero, ¿los pequeños iguales? ¡No hay nada más tierno! Están preciosos y, sobre todo, les encuentras más rápidamente entre la multitud 😉

 

3. Ahora hay que pensar dónde…

El look tiene que ser coherente con la ceremonia, y lo primero que lo marca es el lugar donde se celebra. Parece una obviedad decirlo, pero nada tiene que ver una boda en un pueblecito con una en un hotel del centro de Madrid.

Por una parte, en el campo podemos optar por telas fluidas como la bámbula, o ligeras como el lino, con texturas naturales. Estampados tipo liberty o toile de jouy son ideales si no te apetece una tela lisa.

En un entorno más chic, puedes irte a estampados clásicos, volúmenes, volantes y tejidos más importantes (satén, organza, terciopelo,…). Una camisa mao puede puede elevarse o hacerse más rústica según la busquemos en satén o en bámbula.

Plumetis, telas bordadas y encajes son polivalentes y sirven tanto para estilos más bohemios como clásicos. Un vestido blanco con puntillas, volantes o mangas especiales es mi opción favorita para niña. ¡Preciosas!

…y cuándo.

En las ceremonias de primavera y verano, busca tejidos fresquitos como el lino, el algodón o la seda. Para otoño e invierno, tejidos más gruesos pero con presencia, como la pana o el terciopelo…

¿Mis colores favoritos? Cualquiera en un tono suave, un poco lavado, es perfecto. En verano, pasteles y cálidos. Burdeos, azules o verdes oscuros son más invernales.

En comuniones, cada vez se huye más del vestido estilo princesa y se tiende a cortes con más caída o estilo boho, con encajes, estilo hada del bosque.

En caso de que sean niños de arras, siempre habrá que tener en cuenta el estilo de la novia. Tienen que tener coherencia con el vestido de ella, en cuanto a estilo, materiales y colores.

 

Vaya dilema cómo vestir a los niños en ceremonias y eventos. Sin embargo, con un esquema clásico y un poco de personalidad, van monísimos

Teresa y Leticia

 

4. Buscando los complementos adecuados

Cuanto más sencillos vayan, mejor. Ellas, como siempre, tienen más opciones (lazos, sobrefaldas…). Ellos suelen llevar pocos complementos. Mis favoritos son los tirantes del pantalón o un fajín. Si son niños de arras, ambos están muy lindos con fajines a juego en el vestido y el pantalón.

¿Y de peinado? Unas sencillas trencitas con flores entrelazadas o en coronas siempre es un acierto. Los bebés, siempre con capota. Las niñas, si hace fresquito también van ideales con ella.

Mis zapatos favoritos para primavera y verano son las clásicas alpargatas. Los chiquitines y las niñas están preciosas con el modelo que se ata a la pierna. Fueron las que llevaron los pajecitos de mi boda y ¡me quería comer esas piernas regordetas!

Para el invierno, un zapatito sencillo de piel. No apto para todos los eventos, pero un puntazo los pajecitos de María Pombo, tan del norte con sus botas de agua Hunter.

¿Si hace fresquito? A las niñas una capita (preciosas) y a los niños una chaqueta. ¿Corbatas y pajaritas? Va en gustos. A mi me gustan los niños muy niños.

 

5. ¿Las mejores marcas para vestir a niños en eventos y pajes de boda?

Yo no tengo ninguna duda: la moda española es fabulosa, pero más aún si hablamos de moda infantil. Reconocida es la forma de vestir de los niños del norte, pero en general ves niños ideales por todo el país. Creo que se sigue la tradición, con un estilo sencillo pero muy elegante. Y sobre todo, sin caer demasiado ni en lo antiguo, ni en el disfraz.

En España en general evitamos los tonos tristes y el look de muñeco de tarta. ¿Niños vestidos de adulto? No, gracias. Es algo muy nuestro. Sin embargo, la mayoría de las casas de alta costura internacionales tienden a vestirles así. Incluso en las últimas bodas de la Casa Real británica, los niños llevaban uniformes militares, y específicamente en la de Meghan y Harry, iban totalmente de azul oscuro. Y sólo se me ocurre una palabra: horror. Por mucho que fuesen a juego con el novio, me chirría por todos los lados.

Destaco las tres marcas españolas que más me gustan para vestir a los niños en eventos, ¡pero hay muchísimas! Incluidos pequeñas tiendas y talleres locales que hacen ropita monísima.

 

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

@alejandrasalido 😍

Una publicación compartida de Teresa y Leticia (@teresayleticia) el

Teresa y Leticia

Sin duda, mi favorita. Me gusta porque tienen diseños sencillos, muy finos y atemporales. Y especialmente porque te permiten personalizar prácticamente todo el look: telas, colores, largo de la prenda… Tienen el taller en el centro de Madrid, pero también venden online. Sus tejidos son de buena calidad, y mis pedidos siempre han estado perfectos. El único fallo que le pondría es el tiempo de preparación. Al ser bajo pedido, según la temporada lo tienes que encargar con varios meses de antelación. Cuando he tenido que llevar a mis niños más especiales, siempre he recurrido a esta marca. Incluidos los pajecitos de mi boda.

 

Vaya dilema cómo vestir a los niños en ceremonias y eventos. Sin embargo, con un esquema clásico y un poco de personalidad, van monísimos

Nanos

Nanos

Conocida por todas las madres, es un clásico en moda infantil. De estilo más recargado pero sin caer en lo cursi. Lazos, estampados y volantes maravillosos. Sin duda, la línea de ceremonias es ideal: mezcla texturas y tonos pastel, creando piezas muy delicadas. Perfecta si buscamos un look muy elegante.

 

Vaya dilema cómo vestir a los niños en ceremonias y eventos. Sin embargo, con un esquema clásico y un poco de personalidad, van monísimos

Nícoli

Nicoli

Destaca por tener cortes sencillos pero muy bonitos y románticos. Tonos tierra y lavados y tejidos muy naturales. En mi opinión es ideal para eventos de ambiente rústico o hippy, porque combina un estilo relajado pero arreglado a la vez.

 

Como última recomendación, más allá de la moda, es que vayas equipada por si les da por tener el día torcido.  De pronto les da vergüenza ir con los animadores y sólo quieren meterse debajo de tu falda (si, es el escondite favorito de mi hija. Si se me ve todo o no, no le importa…). Así que nunca está de más llevar una pequeña bolsita con juegos de viaje.

¿Te gustan estas ideas para tus niños? Suscríbete a mi blog aquí abajo.

NO TE PIERDAS NI UNA ENTRADA, SUSCRÍBETE

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *