Cómo adelgazar rápido y sano: ayuno intermitente

Después de casi 2 meses de celebraciones, comiendo como si se fuese a acabar el mundo, sólo se me ocurre escribir sobre cómo adelgazar. Rápido y sano. Y para ello, nada mejor que el ayuno intermitente. Porque hay que cerrar el pico. Y hay que hacerlo YA.

¡Esto de empezar en noviembre las cenas de Navidad ya es un cachondeo! Semanas comiendo compulsivamente mantecados, foie y jamoncito… Si además le unimos a mi profesora de zumba lesionada, ¡yo ya no puedo más con la vida! Menos mal que tengo una buena rutina de gimnasio en casa y que existe el ayuno intermitente…

Y es que la báscula no engaña: lleva un par de meses subiendo a todo gas y sin frenos.

La misión está clara: tenemos que comer menos calorías de las que gastamos. La dieta paleo no me falla, pero claro, no si la intercalo con bien de galletas.

Mi alimentación es la que describo en el post de Adelgazar en el postparto (léelo aquí). Tal cual. Siempre he creído que lo más importante para estar delgada no es hacer dieta, sino tener buenos hábitos alimenticios en el día a día.

Pero me pongo unos platos de campeonato. Y soy incapaz de resistirme a un dulce. Pasar hambre me crea tal ansiedad, que es peor el remedio que la enfermedad.

Así que, ¿cómo adelgazar de manera fácil y sana?

Yo lo tengo claro: gracias al ayuno intermitente.

 

 

Qué es el ayuno intermitente

Simplemente, no ingerir calorías durante ciertas horas. Pero claro, tiene algunas pautas, no es me salto el desayuno y ya.

El ayuno intermitente no es una dieta, sino un patrón de alimentación que consiste en alternar periodos de comer y ayunar. Hay gente que hace ayunos de lo más diverso, pero lo más habitual son estos dos métodos:

  • Alternar un día de ayuno con otro de comer normalmente. Puede repetirse cíclicamente o hacerse algún día fijo a la semana.
  • No comer todos los días o días alternos durante unas determinadas horas. Normalmente son 16 o 20 horas, lo cual deja un tiempo de 4 a 8 horas para alimentarse.

 

La fórmula que yo hago es el ayuno 16/8 (ayunar durante 16 horas). Es decir, después de la cena, no como nada más hasta el mediodía del día siguiente. Así consigo reducir las calorías por la mañana, el momento en el que menos hambre tengo.

Por muy saludable que sea mi desayuno, restando sus calorías (200) + las del snack de media mañana (150) ya lo tengo hecho. Sólo queda comer muy sano el resto del día, para bajar peso fácilmente y sin pasar hambre.

¿Mi meta? Adelgazar 1 kilo por semana. Me parece una cantidad súper razonable. Esas dietas en las que te falta de todo, no son para mí.

No recomiendan hacer ayuno todos los días, para que tu cuerpo reaccione a la dieta. Si reduces la cantidad de calorías de manera permanente, tu cuerpo va a acostumbrarse y dejarás de perder peso. Si te fijas, todas las dietas tienen cheating meal/day.

Cuando estoy en operación bikini, ayuno 5/6 días a la semana. Me gusta comer algo cuando voy a entrenar, para estar a tope, y el domingo, desayunar con mis niños. Cuando sólo quiero mantenerme, me tomo con más relax tanto el ayuno como los caprichos. ¡Hay que disfrutar de la vida! Eso sí, cuando me pego un gran exceso, la mañana siguiente lo hago siempre.

Obviamente, si tienes algún tipo de enfermedad, o problema hormonal, es mejor consultar al médico antes de hacerlo.

 

 

Beneficios del ayuno intermitente

Siguiendo un patrón de alimentarte sólo durante ciertas horas, consigues:

  • Cambios a nivel hormonal y celular.
  • Aumenta la cantidad de las hormonas de crecimiento (HGH), lo cual ayuda a la pérdida de peso.
  • La grasa acumulada se quema más fácilmente, porque además aumenta la cantidad de hormonas «quema-grasa», o noradrenalina.
  • Autofagia. Es decir, las moléculas degradadas se reciclan (incluyendo bacterias y virus), convirtiéndose en funcionales. Comienza un proceso de renovación celular.
  • Mejora del metabolismo.
  • Los niveles de glucosa descienden.

En resumen: que por un lado aumenta tu capacidad física de quemar grasa, y además reduces la cantidad de calorías que consumes. ¿Se puede pedir más?

Pues sí, que sea fácil de hacer. Y lo es.

 

💋 ¿Te gusta mi blog? Suscríbete ❤️

 

¿Qué tomar durante el ayuno?

Lo más importante durante el ayuno es:

  • Que lo que comas las 4-8 horas de alimentación sea nutritivo, sano y equilibrado (¡Olvídate de zamparte una bolsa de patatas!).
  • Hidratarse muy bien. Puedes tomar cualquier bebida que no tenga calorías. Nada más despertarte puedes beber un vaso de agua con limón, un té o un café. También recomiendan la kombucha.

La primera vez que hice ayuno intermitente, me sorprendió lo sencillo que me resultó ayunar. Normalmente las personas tenemos más gula a partir de la tarde, así que pasar la mañana sin comer, entre el trabajo y demás, se hace muy fácil.

El mejor complemento para adelgazar: Inulina

Para ayudarme a pasar la mañana sin comer, me preparo un par de tés o cafés con… ¡chachán! ¡inulina! He hablado sin parar de ella, pero es que todo lo que diga es poco. Como no me gusta el café sólo, le añado unas gotitas de Flavdrops, unos edulcorantes con sabor que están deliciosos.

Como la inulina no se digiere, se puede tomar perfectamentamente durante el ayuno intermitente. Y al ser saciante, ayuda a pasar las horas sin tener hambre.

Si a media mañana veo que no voy a aguantar, me hago una infusión o un descafeinado, también con inulina. ¡Bye bye kilos!

Vamos, lo que todas queremos: adelgazar sin pasar hambre.

Inulina, aquí

Flavdrops edulcorantes con sabor, aquí

Kombucha, aquí

 

Y por supuesto, ¡Mueve el culo!

¡Ánimo chicas! ¡Nosotras podemos!

 

COMPRA EL POST
NO TE PIERDAS NI UNA ENTRADA, SUSCRÍBETE

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *